Sushi, queso, alcohol... ¿qué es malo para mi bebé? ¿qué puedo comer y beber ahora que estoy embarazada?

Sushi, queso, alcohol... ¿son malos para mi bebé?

¿qué puedo comer y beber ahora que estoy embarazada?

Una de las cosas más frustrantes de la vida es tener mucho apetito y no poder disfrutar de todo lo que nos gusta. Pero evitando ciertos alimentos durante el embarazo, puedes proteger a tu bebé de riesgos innecesarios por intoxicación alimentaria. Aunque no todo son malas noticias, hay un montón de deliciosos alimentos que puedes comer porque son buenos para ti y tu bebé. Aquí te mostramos cómo sobrevivir los próximos nueve meses sin defraudar a tu paladar.

Frutas y verduras

Siempre que estén bien lavadas, las frutas y verduras son un buen alimento durante el embarazo. Contienen importantes cantidades de vitaminas y minerales así como fibra, por lo tanto, habrá que tomar en torno a cinco piezas al día.

Por ejemplo, los arándanos y las moras son una buena fuente de fibra y vitamina C, mientras que las coles de bruselas contienen folatos. Las verduras de hojas verdes, en particular, el brócoli, el repollo, la col rizada y las espinacas, son una buena fuente de ácido fólico.

Queso

Los quesos no pasteurizados con corteza, moho o los quesos frescos se deben evitar, ya que pueden estar contaminados con la bacteria de la listeriosis. Sin embargo, puedes disfrutar de los quesos curados, que son una gran fuente de proteínas, calcio, vitamina A y vitamina B2. Aunque el queso parmesano se hace con leche no pasteurizada, tiene un riesgo muy bajo de contaminación, por lo que no hay necesidad de que renuncies a la salsa boloñesa. El queso en crema y el requesón son también muy buenos (siempre y cuando estén refrigerados) y untados en torta de avena, pueden ser una buena merienda.

Carne

Es bueno comer carne, siempre que esté cocinada completamente. La carne magra y las aves de corral son una gran fuente de proteínas, mientras que la carne de vacuno (especialmente la cadera y los filetes) son fuentes de hierro, razones para disfrutar de las carnes durante el embarazo. Sin embargo, el carpaccio, carne picada de cerdo y carnes "poco hechas" habría que evitarlas, en la medida de lo posible, debido al riesgo de contaminación. El hígado tampoco debería tomarse, ya que contiene altos niveles de vitamina A, que puede ser perjudicial para tu bebé.

Huevos

Los huevos proporcionan una serie de nutrientes importantes, incluyendo proteínas, vitaminas B2, B12 y D, así como minerales como selenio y yodo. También contienen ácidos grasos omega-3. Por todo esto, el huevo no debería evitarse en la dieta. Lo más importante es evitar los huevos crudos o poco hechos, ya que pueden ser una fuente de salmonella por no estar bien cocinados. Esto incluye las mousse, los helados caseros,