Estás a punto de abandonar el sitio web de Femibion y serás redirigido hacia el sitio de uno de nuestros proveedores o aliados. ¿Deseas continuar?

FEMIBION has developed supplements for the special phases of pregnancy, from before conceiving to the end of breastfeeding. FEMIBION food supplements provide well chosen nutrients that, used as a complement to a balanced and varied diet, can support the mom and the baby during this special and exciting time.

Cómo tratar los síntomas del embarazo, cuando nadie lo sabe aún

Una vez que superes la emoción de descubrir que estás embarazada, las primeras semanas pueden ser absolutamente un desafío. Además de tratar síntomas molestos como las náuseas y la fatiga, existe un estrés añadido: tener que ocultar signos reveladores. Es algo que hacen muchas mujeres hasta que la exploración de la semana 12 confirma un embarazo saludable.

He aquí algunos trucos para tratar con éxito y discreción los síntomas más evidentes:

Te sientes destrozada

La mayoría de nosotras se siente cansada de vez en cuando, pero cuando estás embarazada es más que un profundo agotamiento físico.  Aunque es algo comprensible debido a las demandas suplementarias que necesita tu organismo para el bebé, puede complicarse en el caso de que trabajes. Incrementa tus niveles de energía de donde te sea posible, cuando salgas del trabajo acumula horas de sueño; por ejemplo, échate la siesta siempre que puedas y vete a dormir directamente después de cenar. Los fines de semana, disfruta de un desayuno en la cama y ten los pies levantados siempre que puedas. Sí, la vida será un poco más aburrida durante las próximas 12 semanas, pero tus niveles de energía volverán a la normalidad en el segundo trimestre.

Sensación de hinchazón y gases

Aunque tu bebé tenga la talla de una judia en las primeras semanas, puedes sentir que tus vaqueros te están un poco apretados. Esto es en gran parte debido a los efectos de la hormona del embarazo, la progesterona, que además de ayudar a mantener el revestimiento del útero, hace que los músculos lisos de todo el cuerpo se relajen. Una de las consecuencias es que tu sistema digestivo se ralentiza y produce más gases. Beber mucha agua y tomar más fibra (salvado de trigo) puede ser una buena idea. También podrías disponer de una cinturilla con cremallera para los pantalones hasta que te compres unos vaqueros premamá. 

Necesitas ir al baño en cada momento

Orinar con mayor frecuencia suele ser uno de los primeros signos y puede comenzar desde la sexta semana de embarazo. Es posible que necesites ir al baño por la noche, pero son las visitas regulares al baño en el trabajo las que te van a suponer un verdadero problema. Evita las bebidas que tienen un efecto diurético, como el café, el té y el alcohol (ahora deberías evitarlo de todos modos) y, al orinar, inclínate hacia adelante para asegurarte de que  se vacía completamente la vejiga.

Náuseas matutinas

Las náuseas, por lo general, aparecen alrededor de la séptima semana. Aunque sea una señal de que tu cuerpo está produciendo las hormonas de forma adecuada, pueden hacerte la vida bastante incómoda. Sobre todo cuando no puedes mostrar tu malestar. Las náuseas, por lo general, son provocadas por los bajos niveles de azúcar en la sangre, de manera que comer poco y a menudo puede ayudarte a mantenerlas a raya. Desayuna tan pronto como te despiertes y ten galletas y frutos secos (o lo que te siente bien) a mano para picar durante todo el día. Sobre todo, recuerda que los síntomas pasarán.

La mayoría de las mujeres  se vuelven a encontrar bien durante el segundo trimestre y, en esa etapa, ya sabrás que estás embarazada, por lo que ¡despertarás la simpatía de todos!