Estás a punto de abandonar el sitio web de Femibion y serás redirigido hacia el sitio de uno de nuestros proveedores o aliados. ¿Deseas continuar?

FEMIBION has developed supplements for the special phases of pregnancy, from before conceiving to the end of breastfeeding. FEMIBION food supplements provide well chosen nutrients that, used as a complement to a balanced and varied diet, can support the mom and the baby during this special and exciting time.

Cómo es el proceso de la lactancia materna

La lactancia materna proporciona a tu bebé el mejor comienzo nutricional de su vida. Con los sujetadores de lactancia de fácil acceso, podrás adaptarte totalmente para facilitar la alimentación de tu bebé en los próximos meses. Por supuesto, esto no quiere decir que no puedas estar totalmente a la moda.

Así es como alimentarás a tu bebé y cuidarás tu aspecto.

Evita la flacidez

Un buen sujetador de lactancia debe sujetar bien el pecho y evitar la flacidez. También hará que la alimentación sea mucho más práctica. Necesitarás al menos tres de ellos, para rotar entre lavados. Es preferible usar sujetadores de copa sin aros que los de copa armados. Los sujetadores para dormir son una buena idea para sujetar el pecho al dormir y ayudar a que se mantenga la forma cuando se deje de amamantar.

Busca ropa que te siente bien

La mayor parte de mujeres suben varias tallas de sujetador durante el embarazo y la lactancia materna. Si estás acostumbrada a tener un busto más bien pequeño, tendrás que modificar tus hábitos de compra. Las blusas con volantes o detalles alrededor del pecho pueden ser demasiado delicadas para un pecho en lactancia, por tanto, es mejor vestir con blusas o escotes sencillos.

Vestidos de fácil acceso

La lactancia materna en público puede ser complicada si tienes que quitarte varias prendas. Las camisas y los vestidos con botones frontales son ideales para dar de comer al bebé , mientras que los vestidos cruzados son mejores para las amigas de la mamá! Con un pañuelo estiloso alrededor del hombro tendrás mayor privacidad.

Usa sujetadores de lactancia

Si puedes permitírtelo vale la pena invertir en un sujetador de lactancia ya que los tirantes se sueltan y las copas se colocan hacia abajo o hacia arriba. Éstos proporcionan fácil acceso para amamantar sin necesidad de tener que exponer el resto de tu cuerpo, y muchos son tan elegantes que no se diferencian de los que usas habitualmente. La mayoría de las líneas de ropa premama los ofrecen.

Acelera las tomas nocturnas

No hay necesidad de sacrificar tus hábitos a la hora de acostarte. Cómprate unos pijamas de lactancia para simplificar la alimentación nocturna del bebé. Éstos incluyen soportes secretos que pueden desengancharse como un sujetador de lactancia normal para alimentar a tu pequeño con el mínimo esfuerzo.

Evita las estrías

Tus pechos volverán a su tamaño de siempre antes de que te des cuenta. Mientras tanto, hidrátalos regularmente (mejor después de un baño o una ducha) para mantener la piel flexible y evitar las estrías. Si tus pezones se llegan a agrietar o te duelen, habla con tu farmacéutico para que te recomiende una crema específica.

Pierde peso de forma natural

La lactancia materna no sólo es estupenda para tu pequeño, puede tener ventajas también para ti. La producción de leche quema hasta 500 calorías al día, lo cual puede ayudarte a perder peso de manera natural a lo largo de los meses de lactancia. Sin embargo, esta demanda energética adicional puede pasarte factura, razón por la cual debes seguir ciertos requisitos nutricionales durante la lactancia. Además de llevar un estilo de vida saludable, es recomendable tomar un suplemento como Femibion® Pronatal 2, que es un complemento de una dieta variada y equilibrada. Los suplementos pueden ayudarte a proporcionar el suministro adecuado de ácido fólico, DHA (ácido graso omega-3), y otros nutrientes esenciales, para ti y tu bebé durante este tiempo*.

* El DHA, se recomienda para embarazadas y madres lactantes. Se ha de tomar una cantidad adicional de 200 mg/día de DHA, además de la ingesta diaria recomendada de ácidos grasos omega-3 para los adultos (250 mg de DHA + EPA). La ingesta de omega-3 DHA contribuye al desarrollo normal del cerebro y los ojos del feto y del lactante.