Estás a punto de abandonar el sitio web de Femibion y serás redirigido hacia el sitio de uno de nuestros proveedores o aliados. ¿Deseas continuar?

FEMIBION has developed supplements for the special phases of pregnancy, from before conceiving to the end of breastfeeding. FEMIBION food supplements provide well chosen nutrients that, used as a complement to a balanced and varied diet, can support the mom and the baby during this special and exciting time.

¿La lactancia materna es la mejor opción para mí?*

La lactancia materna tiene grandes ventajas tanto por razones de salud como por razones de orden práctico, pero la decisión no siempre es sencilla. Aquí te exponemos algunos argumentos que deberías plantearte antes de tomar una decisión.

Bueno para tu bebé

No se puede ignorar que muchas organizaciones líderes en salud, incluyendo la Organización Mundial de la Salud, el Servicio de Salud Nacional del Reino Unido o la Academia Americana de Pediatría, recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé.

Hay una buena razón para esto, la leche materna no sólo tiene una composición nutricional perfecta para el bebé, sino que también contiene anticuerpos que dan protección frente a las infecciones y las alergias. Además es más fácil de digerir, por lo que los bebés alimentados con leche materna tienen menos gases y diarreas y son menos propensos a sufrir estreñimiento. Además, algunos estudios llegan a sugerir que los niños alimentados con leche materna son menos propensos a convertirse en niños y adultos obesos.

Bueno para las mamás también

La leche materna es gratis, fácilmente accessible y con temperatura adecuada, además no vas a perder tiempo esterilizando biberones o preparando la leche artificial. Es más, la lactancia materna te va a ayudar a recuperar tu figura. La producción de la hormona oxitocina, estimulada por la lactancia materna, hace que el útero vuelva a su tamaño normal. Este proceso natural consume la impresionante cifra de 500 calorías adicionales al día; y todo, ¡mientras estás sentada!

No siempre es fácil

Sin embargo, la lactancia materna puede ser un reto. Si, por alguna razón, tu bebé tiene problemas de alimentación, tu producción de leche podría verse afectada, ya que es un proceso directamente relacionado con la demanda del bebé.

Uno de los principales motivos que hacen que las mujeres abandonen la lactancia es atribuido a molestias físicas, dolor por pezones agrietados, conductos bloqueados (mastitis) o infecciones. Puedes empezar a buscar técnicas de lactancia materna durante el embarazo, con el fin de saber lo que se puede hacer para evitar este tipo de problemas una vez que el bebé llegue. Si estos problemas persisten, tu matrona o una especialista en lactancia te podrá ayudar.

También hay algunas situaciones especiales en las que no debes amamantar al bebé, por ejemplo, si tienes ciertas enfermedades graves como ser portador del VIH, tuberculosis, anemia grave o tener pautados algunos medicamentos que puedan afectar a la leche materna.

En caso de duda, consulta con tu médico.

Toma la decisión correcta

Si la lactancia materna te está alterando y el estrés y la ansiedad afectan a tu salud emocional, la alimentación con biberón puede ser una buena alternativa.

También puedes sentir que el vínculo de la lactancia te ata demasiado a una rutina, especialmente si estas planeando volver a trabajar pronto. Una de las ventajas de alimentar al bebé con biberón es que tu pareja puede involucrarse más con su proceso de alimentación. De esta manera no te tendrás que preocupar de que lo que comes afecta a la alimentación de tu bebé.

Una vez hayas sopesado cuidadosamente tu decisión, no te sientas culpable por ello. Tu bebé se beneficiará de una leche de fórmula y, contrariamente a la creencia popular, no impedirá que se pierda el vínculo. Mantén cerca a tu bebé, ten contacto visual y háblale en voz baja a medida que le alimentas. Ser padres es más que la lactancia materna, finalmente tu hijo responderá a vuestro amor.

* Sólo podemos dar consejos generales, cada embarazo puede variar de forma individual, por favor, ponte en contacto con tu ginecólogo en caso de preguntas o dudas.