Espalda

Espalda

"Cambiamos la posición del bebé. De paralelo a nuestras piernas, a perpendicular a ellas. Boca abajo y con la cabeza fuera del apoyo de nuestras piernas.

• A través de la espalda: colocamos las manos planas y paralelas a la altura de los hombros, una mano se adelanta y después otra. Mientras realizan este movimiento de vaivén, se desplazan, con lentitud, transversalmente, hasta llegar a las nalgas. Después vuelven a subir y se va repitiendo el movimiento.

• Círculos paralelos: juntamos los dedos pulgar, índice y corazón de nuestras manos, como si fueran la punta de un lápiz. Colocamos ambas manos en el sacro del bebé.

Dibujamos, con la punta de los dedos, círculos a ambos lados de la columna vertebral desplazándonos de abajo a arriba. Al llegar al cuello descendemos simultáneamente cada mano por los lados de la espalda.

• A lo largo de la espalda: la mano que tenemos del lado de la cabeza recorre bien plana la espalda, desde la nuca hasta las nalgas; se separa del cuerpo del bebé y vuelve al punto de partida. El movimiento ha de ser lento y profundo. La otra mano retiene sólidamente las nalgas del bebé oponiéndose al empuje de la mano que masajea.

• A lo largo de la espalda hasta los pies: es igual que el movimiento precedente pero, en lugar de detenernos a la altura de las nalgas, continuamos descendiendo hasta los talones. La mano que sostenía las nalgas, sostiene ahora los pies del niño manteniendo las piernas estiradas."
 

PRODUCTOS

Estas a punto de abandonar la páina web de Femibion y ser redirigido a un complemento externo de la página web.

Estas a punto de abandonar la páina web de Femibion y ser redirigido a un complemento externo de la página web.