¿Qué es la epigenética?

¿Qué es la epigenética?

¿Por qué los genes no lo son todo cuando se trata de la salud?

Todos heredamos un conjunto de cromosomas concreto de nuestros padres. Y estos genes son los que determinan todo, desde el color de los ojos a cómo de rápido puedes llegar a correr. Nuestros genes también nos ayudan a determinar cómo será nuestra salud en el futuro y los órganos que podrían ser más susceptibles a medida que envejecemos. Pero los genes no cuentan la historia completa.

¿Qué es la epigenética?

Gracias a la ciencia, ahora sabemos que ciertos genes se activan o se desactivan dependiendo de factores ambientales -un campo de la ciencia conocida como la epigenética (del griego epi-, en o sobre, y –genética).

 La Programación Nutricional de Early Life y tu bebé

Al principio, tu bebé es una sola célula con un único ADN. Durante el embarazo, esta célula se dividirá en nuevas células, que se dividen una y otra vez (un proceso que se repite millones de veces a lo largo de la vida de tu hijo). El ADN de todas estas células de nueva creación será idéntico, pero el comportamiento de estas células, es decir, cómo cada una de estas células lee estos genes, dependerá de procesos epigenéticos.

De hecho, investigaciones recientes sugieren que solo el 25% de la salud de toda la vida de tu bebé está puramente predeterminado por la genética. Esto significa que hasta el 75% puede verse influenciado positivamente por la interacción de esos genes con tu estilo de vida; por ejemplo, evitando fumar o el estrés, comer una dieta bien equilibrada y mantener un peso saludable. La medida en que la nutrición impacta la futura salud de un niño, forma la base de la investigación de la Programación Nutricional de Early Life (ENP).

¿Cómo hacer lo mejor para mi bebé?

Puedes influir en la salud futura de tu bebé teniendo una dieta sana y equilibrada y con un estilo de vida saludable. Al planificar tu embarazo, se recomienda que también empieces a tomar un suplemento que contenga ácido fólico/folato, una vitamina clave que juega un papel primordial durante tu embarazo*. Los requerimientos nutricionales de ácido fólico se incrementan durante el embarazo y la lactancia, por lo que un suplemento de ácido fólico (junto con una dieta variada y equilibrada y un estilo de vida saludable) puede satisfacer las necesidades adicionales de folatos. Se recomienda empezar a tomarlo al menos un mes antes de la concepción.
Es tranquilizador saber que se puede marcar la diferencia para el futuro de tu bebé cuidando de tu nutrición -  porque tener buena salud es el regalo más preciado de todos.

*Una ingesta suplementaria de ácido fólico incrementa el nivel de folato materno. Una cantidad baja de folato materno es un factor de riesgo de defectos del tubo neural en el feto en desarrollo. Por lo tanto, se recomienda que las embarazadas tomen un suplemento de 400 μg de ácido fólico al día, 1 mes antes de la concepción y durante los primeros 3 meses de embarazo. Hay otros factores de riesgo, aparte de la falta de ácido fólico, que afectan al correcto desarrollo del tubo neural, por lo tanto, la corrección de uno de los factores de riesgo (áci