Todo lo necesario para verte y sentirte bien

Todo lo necesario para verte y sentirte bien

Quedarse embarazada no siempre sucede tan rápido como nos gustaría. Pero en lugar de desanimarte, utiliza este precioso tiempo para centrarte en tí misma. Te mostramos cómo verte y sentirte mejor en los próximos meses.

Haz algo diferente

A veces hay que buscar un desafío que nos empuje fuera de nuestra zona de confort y que nos recuerde lo maravillosas que realmente somos. Prueba una nueva afición, por ejemplo ir a clases después del trabajo, o reserva un viaje lejos. Intenta hacer cosas nuevas que puedan ser reconfortantes y te animen a desarrollar nuevas habilidades y crecer como persona.  

Pasa tiempo con tus seres queridos

Salir con amigos y familiares es una parte importante para nutrir tu autoestima, por no mencionar, que hay que divertirse. Queda con tus amigas más cercanas para comer, organiza una cena con tus mejores amigos y seres queridos u organiza un día en familia. Algo para recordar cuánto te quieren.

Haz ejercicio

El ejercicio es una de las mejores maneras de estimular tu estado de ánimo, gracias a la liberación de sustancias químicas del cerebro que nos hacen sentirnos bien, y también para asegurarnos de que estamos físicamente preparadas. Tener un índice de masa corporal (IMC) saludable (entre 19,5-24,5) te dará mayores posibilidades de concebir, por lo que merece la pena vigilar tu peso. Si no disfrutas yendo al gimnasio o a clases, nadar y caminar regularmente puede ser igual de beneficioso para tu cuerpo. Haz cosas que te gusten, así tendrás más probabilidades de aficionarte, incluso cuando estés embarazada.

Come bien

Una dieta variada y equilibrada no sólo es crucial durante el embarazo, los alimentos que comes antes de la concepción pueden marcar también una diferencia importante. Cuando estás planificando un embarazo, debes tener especial cuidado de comer de forma equilibrada y seguir un estilo de vida saludable, a fin de preparar el cuerpo para el embarazo. Esto significa un equilibrio razonable de proteínas (que se encuentran en la carne, aves, pescado y huevos), grasas (productos lácteos, pescado azul, aguacates y aceite de oliva), carbohidratos complejos (pan integral, arroz y pasta) y gran cantidad de frutas y verduras. Se recomienda que las mujeres tomen un suplemento de ácido fólico prenatal comenzando, al menos, un mes antes de la concepción a fin de conseguir el nivel de folatos adecuado*.

Las necesidades de DHA durante el embarazo y la lactancia aumentan y, por lo tanto, se recomienda aumentar la ingesta diaria recomendada de 250 mg de DHA y EPA con un aporte adicional de 200 mg de DHA. Un suplemento del embarazo con 200 mg de DHA puede ayudaros a ti y a tu bebé durante este periodo. La ingesta materna de ácido docosahexaenoico (DHA) contribuye al desarrollo normal del cerebro y de los ojos del feto y del bebé lactante alimentado con leche materna. Los efectos benefici