Estás a punto de abandonar el sitio web de Femibion y serás redirigido hacia el sitio de uno de nuestros proveedores o aliados. ¿Deseas continuar?

FEMIBION has developed supplements for the special phases of pregnancy, from before conceiving to the end of breastfeeding. FEMIBION food supplements provide well chosen nutrients that, used as a complement to a balanced and varied diet, can support the mom and the baby during this special and exciting time.

Soy una madre trabajadora. ¿Se valoran todas mis habilidades?

Si tienes previsto formar una familia pronto, acabas de tener un bebé o estás a punto de coger una baja por maternidad, puede que estés algo inquieta por cómo puede afectar esto a tu trabajo. Igual te preocupa el hecho de que coger una baja suponga un freno a tu carrera profesional, o que tu jefe o compañeros piensen que has estado demasiado tiempo fuera cuidando de tus hijos, y te preguntes qué tal compaginarás las exigencias del entorno laboral con tu faceta como madre de familia. Todo cambio de vida conlleva una cierta incertidumbre, así que es comprensible que te preocupes, sobre todo si eres o vas a ser madre primeriza. Y si piensas que aún existen ciertas reticencias en el mundo laboral en relación con la maternidad, es normal que te preguntes cómo vas a compaginar ambas funciones. 

Habilidades infravaloradas

Oh, sí, hay muchos aspectos positivos relacionados con las madres trabajadoras que en nuestra opinión no están debidamente reconocidos. Aparte del típico estereotipo negativo de que las madres no tienen el mismo nivel de compromiso o productividad en el trabajo, hay otros motivos por los que las habilidades que adquieres con la maternidad te harán trabajar mejor.

En realidad, existe una corriente de pensamiento cada vez más popular que respalda la inclusión en el currículum de la baja por maternidad, porque las habilidades que se adquieren durante la misma aumentan tu valor en el entorno laboral. Durante el tiempo que estás en casa con tu bebé, te enfrentas a una serie de nuevos retos, que contribuyen a mejorar las habilidades más apreciadas en el mundo laboral.

Versatilidad y adaptación

Esta capacidad se manifiesta incluso antes de que nazca el bebé, junto con la capacidad de análisis y toma de decisiones. En la era de la saturación de información, saber encontrar la más adecuada en lo que se refiere a nuestro bebé, desde la alimentación hasta el cochecito, las mochilas o canguros, supone una habilidad en sí misma.

Cuidar de un bebé es un trabajo de 24x7, por lo que saber organizar el día a día, como comprar, cocinar y realizar las tareas domésticas, significa que tienes que ser capaz de establecer prioridades, sacando el máximo partido de tus capacidades organizativas y de gestión del tiempo. Y aquí nos topamos con la resolución de problemas: la falta de sueño y las tomas o la retirada de la lactancia materna no son poca cosa.

La buena noticia es que estas habilidades se van desarrollando a medida que tu bebé crece. Esto se deduce de una encuesta realizada a más de 2.000 trabajadores, cuyos resultados revelan que más del 65% opinan que educar a un hijo contribuye a que trabajes mejor. Entre las cualidades principales que se mencionan en la encuesta están la paciencia, la capacidad multitarea, la gestión del tiempo y de conflictos y las habilidades de mentorización, negociación, gestión de presupuestos y de proyectos. 

Vuelta al trabajo


Tómate tu tiempo para pensar cómo puedes sacar el mejor partido de tus nuevas habilidades como madre en tu puesto de trabajo o para conseguir esa promoción a la que aspiras. Por ejemplo, si te hubieras dedicado a liderar un grupo de padres o a organizar eventos sociales o de recaudación de fondos para mamás y bebés, ¿te podría resultar útil para organizar conferencias o poner en marcha un nuevo proyecto en tu empresa? ¿Has tenido que poner en práctica habilidades de liderazgo, gestión eficaz de presupuestos, comunicación o coordinación? ¿O tal vez has descubierto que eres una gran organizadora de eventos y te gustaría tener un puesto más en contacto con la gente?

Piensa de qué manera puedes convertir una experiencia tan extraordinaria en un valor para tu carrera profesional, y empieza a demostrarlo en tu puesto de trabajo. No te cortes a la hora de comentar con tus compañeras cómo la maternidad les ha beneficiado, o déjalo caer en alguna conversación. No hay razón para que no hagas que tus jefes y compañeros valoren de manera positiva las habilidades que puedes aportar a tu puesto de trabajo tras tu maternidad, y por supuesto para que no las incluyas en tu currículum con el mayor de los orgullos.

Tú puedes empezar a marcar la diferencia. Muestra tu apoyo a compañeras y amigas, de manera que ellas también sientan que ser madre trabajadora es una cualificación profesional de la que pueden sentirse orgullosas.

Mira el vídeo en el que unas emocionadas mamás primerizas se encuentran con sus jefes.