9 cosas importantes a considerar antes del nacimiento de tu bebé

El momento mágico en el que llega el nuevo miembro de la familia puede tardar unas semanas, pero organizarte ahora te ayudará a estar segura de que todo estará listo antes del gran día. Aquí encontrarás algunas cosas para considerar.

1) Dónde y cómo

Escribir un plan de nacimiento te da la oportunidad de pensar dónde y cómo te gustaría tener a tu bebé. Puedes incluir dónde quieres tener a tu bebé, qué opciones para el dolor hay disponibles, qué tipo de intervencion quieres - o no, quién quieres que te acompañe y cómo pueden apoyarte. Ten en cuenta que no todas las opciones son válidas para todas las madres. Sin embargo, tu ginecólogo o matrona te aconsejará qué es lo mejor para ti, teniendo en cuenta tu historial médico. Sin embargo, recuerda ser flexible, ya que las cosas pueden cambiar por el camino.

2) Permiso de maternidad y paternidad

Si bien no tienes que decidir de inmediato acerca de cuánto tiempo de baja tú y tu pareja queréis estar, es importante que ambos estéis al tanto de vuestros derechos y opciones, y habléis entre vosotros sobre ello.

Vuestros derechos, los tuyos y los de pareja, variarán según el lugar donde vivais. Las leyes y regulaciones relativas a los permisos de maternidad y paternidad varían de un país a otro. En algunos países, el permiso y el pago también se ven afectados por las condiciones de empleo, por la antigüedad en la empresa y por las políticas internas. Es probable que debas informar a tu superior, dentro de un plazo establecido de tiempo, sobre tu embarazo y la fecha prevista del parto. Puedes consultar tus derechos y responsabilidades legales en la web del gobierno de tu país.

Además, quizá ambos podáis tener derecho a compartir el permiso de paternidad, esto varía según los países.

3) Tus básicos para el bebé

Hacer compras para tu recién nacido es todo diversión - y conseguir lo fundamental antes de la fecha prevista significa que podrás concentrarte en tu bebé durante los primeros días.

Es probable que te regalen un montón de ropa para tu bebé, así que no inviertas mucho en ropa con tamaño de recién nacido, por muy bonita que sea, ya que los bebés suelen crecer muy rápido. Elige ropa de algodón que sea fácil de poner y que no sea demasiado difícil de abrochar.

Céntrate en lo esencial, como:

• pañales, bolsas de pañales, toallitas de algodón, algodón o pañales reciclables si lo prefieres,

• un sostén para dar el pecho, almohadillas para el pecho y un saca leches, o leche para recien nacidos y biberones, según tu elección,

• una cuna y ropa de cama,

• telas de muselina,

• una bañera de bebé,

• artículos de tocador para bebés,

• un cochecito,

• un asiento de coche,

• un cambiador y una bolsa de cambio.

4) Nombres

Esta es una de las decisiones más importantes que tomarás para tu bebé, por lo que no tengas prisa. Incluso si no quieres saber el sexo hasta el gran día, merece la pena crear un par de listas cortas. Considera cómo suena el nombre con el apellido del bebé, si las iniciales deletrean algo embarazoso, posibles apodos, y si se adaptará a todas las edades. También es una buena idea investigar el significado de los nombres. Si no os ponéis de acuerdo, podéis ponerle un segundo nombre.

5) Ayuda adicional

Tú y tu pareja estaréis muy ocupados trás el nacimiento del pequeño, por lo que tiene sentido planificarse con anticipación. Si tienes tiempo, puedes cocinar comidas a granel y congelarlas durante las primeras semanas, o simplemente compar alimentos que se preparan rápidamente. Considera la opción de pedir comida a domicilio y/o contratara a alguien que te ayude con la plancha, incluso de manera temporal.

Además por mucho que quieras a tu bebé, ser una nueva mamá puede ser todo un reto y es totalmente normal quieras pasar un poco de tiempo a solas con tu pareja, o sola. Así que piensa a quién puedes pedirle que cuide a los niños, incluso si es solo una hora o más. Los abuelos, las tías y los tíos del bebé son excelentes opciones y esto ayudará a tu pequeño a formar lazos familiares.

6) Un espacio seguro para dormir

Comprueba que la cuna esta en buenas condiciones, sin pedacitos sueltos, nada que cuelgue de ella y ningún accesorio que tu bebé pueda agarrar a medida que crezca. Coloca la cuna en un lugar alejado de posibles fuentes de calor, como radiadores, calefacción, lámparas y ventanas que atrapen el sol, y evita las mantas gruesas, los edredones o las colchas que puedan hacer que tu bebé pase demasiado calor. En su lugar, usa capas finas de ropa de cama, como sábanas de algodón y mantas finas (como las que se usan en los hospitales), para que sea más fácil mantener a tu bebé a una temperatura agradable.

7) Alimentación

Te aconsejamos que hagas un montón de investigación sobre los métodos de alimentación, los pros y los contras, y lo que implica cada uno. Para la lactancia materna, es posible que los accesorios como un sostén de lactancia, almohadillas para el pecho y un cojín de lactancia sean útiles. También es posible que quieras considerar un saca-leches y un kit de biberones, para que puedas extraer tu leche y tu pareja pueda ayudarte a la hora de darle de comer.

Para la alimentación con biberón, necesitarás aproximadamente seis biberones y tetinas, un equipo de esterilización, un cepillo para biberones y tetinas y la leche de fórmula para bebés.

Trata de mantener la mente abierta sobre el método de alimentación hasta que nazca tu bebé, ya que no siempre es posible predecir qué sucederá o cómo te sentirás.

8) Tu bolsa de hospital

Es una buena idea hacer tu maleta de hospital aproximadamente seis semanas antes de la fecha prevista. Incluye tu plan de nacimiento, una bata, zapatillas cómodas, un camisón viejo para dar a luz, ropa de cambio, artículos de aseo, dos o tres ropitas para bebés, accesorios de alimentación y muchos pañales.  También puede incluir bocadillos y bebidas para ti y tu pareja, cosas para relajaros y/o pasar el tiempo, como música, libros y tabletas, y un antifaz para los ojos y tapones para los oídos si estás en una sala compartida. ¡Y recuerda tu cargador del móvil!

9) Aprender durante el camino

Como cualquier nueva habilidad, ser mamá y educar a tu bebé requiere tiempo para aprender. Nadie lo entiende todo a la primera, así que ten paciencia. Puede ser útil compartir experiencias y consejos con otros padres nuevos a través de grupos locales de padres, foros on-line o inscribiéndote en un curso postnatal, que cubre temas interesantes como llorar, dormir, alimentar y la vuelta al trabajo. Además, también aprenderás sobre otras actividades como los masajes para bebés y las clases de yoga para madres y bebés.

 

PRODUCTOS

ARTÍCULOS

Cómo preparar a tu pareja para el embarazo
Juntos, tu pareja y tú en equipo, sin duda mejoraréis tus posibilidades de concebir durante los próximos meses. Después de todo, se necesitan dos personas para hacer un bebé.
¿Cómo mantener una dieta adecuada en nutrientes...
Si estás planeando quedarte embarazada pronto, debes tener especial cuidado y seguir un estilo de vida saludable. Para ello, es importante cuidar tus necesidades nutricionales…



¿Qué es la epigenética?
Gracias a la ciencia, ahora sabemos que ciertos genes se activan o se desactivan dependiendo de factores ambientales - un campo de la ciencia conocido como la epigenética…